Rotura de ligamento cruzado anterior. Fisioterapia y consejos durante la recuperación?

Rotura de ligamento cruzado anterior. Fisioterapia y consejos durante la recuperación?

 

De los cuatro ligamentos que forman la rodilla del perro, la rotura del ligamento cruzado anterior es una de las patologías más comunes y la causa más frecuente de artrosis degenerativa secundaria en la articulación de la rodilla. Las funciones del ligamento cruzado craneal son limitar la rotación interna de la tibia y el desplazamiento craneal de la tibia con respecto al fémur y prevenir la hiperextensión de la rodilla.

 

Si su perro aparece con una cojera aguda, no quiere apoyar la pata en el suelo, o, parece que la apoya da algunos pasos y la encoge, y, se le inflama la rodilla, es posible que su ligamento cruzado anterior este afectado. 

 

Hay predisposición en ciertos  perros a sufrir esta lesión. Por un lado encontramos a los perros (de raza o no) de tamaño pequeño-mediano  con patas cortas y generalmente con sobrepeso y, por el otro, razas grandes y gigantes que por su morfología tienen tendencia a sufrir lesiones en sus ligamentos. Entre estos últimos encontramos a los Labrador, Rottweiler, Mastín Napolitano, Boxer, etc.  De todas maneras esto no es una regla y cualquier perro puede tener a lo largo de su vida una lesión de ligamentos.

 

A parte de las razas citadas hay otros factores como el sobrepeso, el sedentarismo, afecciones endocrinas, perros de deporte que no hagan buenos calentamientos, escaleras, subidas bruscas al sofá o al coche, o, actividades que sometan a los ligamentos a micro traumatismos y que finalmente terminen dañándolos con un daño parcial o rotura total.

 

Hay dos tipos de tratamiento, el conservador y el quirúrgico, tanto si el elegido es uno u otro, el animal debe realizar una correcta recuperación de esa rodilla para que vuelva a ser funcional y evitar así, que aparezcan recidivas.

 

Los objetivos de la recuperación son disminuir el dolor, la inflamación y  la cojera, recuperar la movilidad completa, la fuerza y masa muscular y  el control sobre la articulación.

 

La Fisioterapia varía en función del animal y del tipo de tratamiento, conservador o quirúrgico y, en el caso de cirugía, del tipo de intervención. Hay cirugías que requieren más reposo y estabilización que otras. Se da por finalizado el proceso de recuperación cuando el animal es apto para realizar las actividades diarias y su rodilla esta capacitada para recibir cargas y movimiento sin riesgo de relesión.

 

Es importante que su mascota reciba tratamiento de rehabilitación por profesionales capacitados que escogerán las mejores técnicas para que la recuperación sea rápida y efectiva. Dentro de las terapias más usada para tratar un problema de cruzados encontramos: masajes, movilizaciones, terapia con corrientes, ultrasonidos, láser, terapia acuática, terapia de entrenamiento del equilibrio y la coordinación.

 

Durante el periodo de recuperación es importante que:

-      Lleve a su mascota atada durante los paseos y evite las salidas bruscas hacia otros perros y los cambios de ritmo, sobretodo al principio de la recuperación. Su veterinario o terapeuta le modificará la intensidad de la actividad a medida que vaya pasando el periodo de recuperación.

-      Mantener al perro fuera de suelos resbaladizos. Una causa frecuente es la recidiva de la rotura del ligamento acompañado de lesión del menisco interno.

-      Evitar rampas y escaleras en los inicios del tratamiento en animales operados y en animales que hagan tratamiento conservador. Una vez rehabilitados se pueden usar rampas para ayudar a subir al sofá y al coche, ya que, es recomendable que no lo hagan solos, podría haber una reincidencia.

-      Es recomendable que descansen sobre superficies blandas y limpias, pero que sean lo suficientemente firmes para ayudar a la incorporación del animal colchón especial para perros

-      Mantener la piel limpia y seca.

-      Dieta correcta y control del peso. El sobrepeso perjudica las articulaciones y genera más dolor para el animal

Durante la recuperación o en aquellos animales en que pueda surgir una inestabilidad en la rodilla el uso de una ortesis articulada de rodilla puede beneficiarle y prevenirle de una recidiva o de posibles complicaciones.

Las ortesis de rodilla se pueden utilizar en aquellos caos en que la cirugía no es posible o hay algún impedimento para realizarla. Estas férulas, diseñadas exclusivamente para los problemas en las rodillas, permiten incrementar progresivamente los grados de flexión-extensión al mismo tiempo que limitan movimientos no deseados, proporcionando estabilidad durante toda la recuperación.

 

 

Marta Subirats

Fisioterapeuta especializada en perros

Comentaris publicats [1]

Enviat per Jose el 20/03/12
Hola, mi nombre es José Carvajal de Chile y soy egresado de medicina veterinaria. Mi duda es ¿cuáles son las Universidades que imparten el post grado de fisioterapia en España? Muchas gracias. Saludos!!

Añade un comentario